En la línea de dar a conocer Terra Franca y el trabajo que la intención de tener me Dur, han programado una serie de encuentros, todo el territorio de Cataluña, a las que están invitadas las personas, organizaciones y estamentos de la Administración que se considera que pueden estar interesadas en conocer Terra Franca, tanto en el aspecto de utilizar sus servicios como en el de apoyar e implicarse en la consecución de sus objetivos.

La primera de estas reuniones tuvo lugar el 17 de diciembre de 2013, en la población de Colldejou, una bonita villa del Baix Camp, junto al Priorat. Un entorno con mucha tierra de cultivo desaprovechada.


Entre la decena de personas asistentes había agricultores y ganaderos, representantes de entidades ambientales, de escuelas de capacitación agraria y de la administración, así como personas interesadas en encontrar tierra para desarrollar proyectos productivos.
La presentación resultó muy rica en cuanto a los comentarios y aportaciones de los asistentes, que se pueden resumir en los siguientes aspectos:
Se valora el acierto de la idea de Tierra Franca de obtener una parte de sus recursos mediante pequeñas aportaciones de la ciudadanía por la vía del accionariado.
Se considera también muy acertada la propuesta que hace Terra Franca de constituir contratos legales a largo plazo y flexibilizar los cobros de los alquileres a los portadores de proyectos en función de las características de las fincas, de las condiciones de los propietarios y de la rentabilidad en el tiempo de los proyectos.
Los representantes de la Administración ven con buenos ojos la existencia de una entidad intermedia que les ayude a gestionar la problemática del acceso a la tierra porque les falta tiempo para dedicarse como debería.
Se propone que Terra Franca también acoja los agricultores que ya tienen tierra. Y
decir que se ocupe de la mediación entre la propiedad y el campesino que le tiene alquilada la tierra. De esta manera, el agricultor / a debería dar cuentas a Tierra Franca.
Se hace la propuesta de iniciar, en todas las fincas que sean gestionadas desde Tierra
Franca
, un etiquetado común de productos para integrarlos en un proyecto global y de sensibilización más amplio.
También se propone que las fincas ofrecidas a Terra Franca que a priori no se vean aprovechables para proyectos agroganaderos se vinculen a otros aprovechamientos: madera para rematantes, para proyectos artesanos , etc.
Finalmente, se habló y valorar la adecuación de las formas que Terra Franca tiene establecidas para obtener apoyo (socios y voluntarios).
El encuentro finalizaba la noche con muy buenas sensaciones por parte de todos los asistentes y el convencimiento de la importancia que surjan iniciativas que permitan ir revirtiendo la penosa situación del campo catalán. En este sentido, el carácter inclusivo de la propuesta de Tierra Franca, con el objetivo de integrar los proyectos ya existentes y no duplicar papeles, también fue valorada muy positivamente.
En resum, un encuentro muy positivo y estimulante que denota el acierto de difundir las propuestas y objetivos de Terra Franca a nivel territorial y nos anima a seguir en este cometido.

Sobre l´autor
Jordi Martí Perito mercantil, con estudios de filología catalana y música. Miembro de la cooperativa Germinal de sus inicios, centra su actividad en la promoción de la agroecología y el consumo consciente y transformador.